La Rioja y las primeras palabras en castellano

Posted on Updated on

Hemos aprovechado las vacaciones de Navidad para pasar unos días en la Rioja y disfrutar de la interesante oferta cultural y gastronómica que ofrece esta región española. Conocida internacionalmente por su vino, la Rioja alberga otro reclamo turístico de primer orden: ser considerada “la cuna del castellano“. Esto se debe a que fue en un monasterio riojano, el de San Millán de la Cogolla, donde se escribieron las consideradas como primeras palabras escritas en lengua romance castellana: las Glosas Emilianenses.

Monasterio de Yuso. San Millán de la Cogolla.
Monasterio de Yuso. San Millán de la Cogolla.

Las Glosas Emilianenses son las anotaciones en latín, romance y vasco escritas entre líneas o en los márgenes de algunos pasajes del códice latino Aemilianensis 60 (siglo XI). Se llaman emilianeneses porque fueron escritas en el monasterio de San Millán de la Cogolla (Millán o Emiliano procede del latín Aemilianus). Se cree que el propósito principal de estas notas manuscritas era facilitar la comprensión de algunos pasajes del texto latino.

Reproducción del códice latino Aemilianensis 60.
Reproducción del códice latino Aemilianensis 60.

 Las Glosas

En total, encontramos más de mil glosas en el Aemilianensis 60, escritas en latín, en romance y en vasco. Las que están escritas en latín lo están en un latín más sencillo, más coloquial, que aquel que glosan. Dos de las anotaciones están escritas en lengua vasca, lo que revela la condición bilingüe del monje glosador. No debemos olvidar que en aquella época se hablaba euskera en la zona de San Millán. Por último, encontramos más de cien glosas escritas en romance (lengua derivada del latín). En algunas ocasiones se trata de simples palabras y, en otras, de frases sintácticamente ensambladas.

El valor histórico y lingüístico de las Glosas Emilianenses es altísimo, ya que albergan el primer testimonio escrito de una lengua romance peninsular y el primer testimonio escrito del vascuence; esto es, las primeras palabras y frases en castellano y en vasco.

Reproducción del códice latino. El original está en la Biblioteca de la Real Academia de la Historia.
Reproducción del códice latino. El original está en la Biblioteca de la Real Academia de la Historia.

¿Cuna del castellano?

Sin embargo, y aunque contemos con códices y estudios que avalen dicha afirmación, no podemos testimoniar el nacimiento de una lengua en una fecha y lugar determinados. Una lengua hablada evoluciona y se modifica con lentitud. Y los protagonistas de esos cambios no son otros que los hablantes. Como afirma Dámaso Alonso (1972, p. 11): «el latín llega a ser el español a lo largo de una evolución lentísima y constante, y nunca podemos cortar por un punto y decir: ” Aquí está el español recién nacido.” Así contestó la ciencia. Pero en el espectro hay un instante en el que ya estamos seguros de ver el color amarillo, y no verde. Se trata, pues, de saber cuál es el primer testimonio conservado que caiga ya del lado del español, y no del latín». Así, las Glosas Emilianenses no indican ni el lugar ni el momento exactos en que nace el castellano, sino que testimonian que en el siglo XI ya se hablaban lenguas romances hispanas en la Península Ibérica.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

GARCÍA TURZA, C y MURO, M. A.: “Introducción a las Glosas Emilianenses”, Logroño, Gobierno de la Rioja, 1992. http://www.vallenajerilla.com/berceo/turzamuro/glosasemilianenses.htm

MANGADO MARTÍNEZ, J: “El nacimiento del castellano” en Biblioteca Gonzalo de Berceo. http://www.vallenajerilla.com/glosas/milenario.htm

MÉNÉNDEZ PIDAL, R: Orígenes del español, Madrid, Espasa Calpe, 1976.

LAPESA MELGAR, R: Historia de la lengua española, Madrid, Gredos, 1981.

WIKIPEDIA: http://es.wikipedia.org/wiki/Glosas_Emilianenses

Advertisements