Descubriendo el Mercado Central de Valencia

(Y su explotación didáctica en el aula de ELE)

DSC_0267Una de mis actividades preferidas con grupos de estudiantes es visitar el Mercado Central. A lo largo del año hago con ellos muchas excursiones culturales, pero esta es, sin duda, la que más me gusta. Las razones son varias:

– Es uno de mis sitios preferidos de Valencia.

– Es un edificio emblemático de la ciudad, y de toda Europa. Para los que no lo saben, es el mercado cubierto de productos frescos más grande del continente, y también uno de los más antiguos que siguen en activo. Hay cuatrocientas paradas y en él trabajan alrededor de 1.500 personas.

– El Mercado Central de Valencia es un reflejo de la riqueza gastronómica de nuestra región y, por ende, de España. En él se puede encontrar una decena de variedades de un mismo producto: setas, judías, tomates… Y también paradas especializadas en un único alimento, ya sean lechugas o cebollas. Esta calidad y riqueza es la que me encanta enseñarles a mis estudiantes.

DSC_0268

– El componente cultural y sociológico de la visita. La comida es algo fundamental en nuestra vida. Los españoles no solo nos alimentamos, sino que disfrutamos comiendo. No hay celebración o acuerdo que no sea festejado alrededor de una mesa abarrotada de manjares. Sin olvidar que incluso tenemos una palabra para esas tertulias post-comida: la sobremesa.

– En el Mercado Central no solo encontramos turistas, sino también “locales” que realizan sus compras habituales (o en fechas señaladas) en él. Por lo que los estudiantes se pueden hacer una idea de cómo vivimos y de cómo somos.

– Y por último, centrándonos ya en la explotación de la DSC_0275actividad para estudiantes de ELE, un mercado da para poner en práctica muchísimos contenidos del español. Lo interesante es realizar la visita antes o después de trabajar el tema de la alimentación en clase. He aquí algunas ideas que se podían desarrollar dependiendo del tipo de estudiantes y de su nivel:

1. Para alumnos de nivel inicial, en clase se puede hacer una pequeña presentación del Mercado Central  y darles una ficha con diferentes categorías de alimentos (frutas, verduras, pescados, carnes, frutos secos…). Durante la visita al mercado, los estudiantes tendrán que rellenar cada categoría con  alimentos. De vuelta al aula, se puede hacer una puesta en común y realizar en la pizarra un asociograma.

DSC_0269DSC_0273

2. También podemos proponer a los alumnos una cena o comida real. Por parejas, los estudiantes tendrán que elegir el plato que van a cocinar para la fiesta. Deberán hacer la lista de la compra (practicando así vocabulario de alimentos y cantidades), elaborar la receta (práctica del “se” impersonal, el imperativo, los pronombres complemento) y, por último, ir al mercado a hacer la compra: expresión e interacción oral en un contexto real. Finalmente, podremos disfrutar de la experiencia “a la manera española”: alrededor de la mesa.

3. Podemos plantear una actividad por grupos.  Cada grupo tendrá una categoría. En el mercado, el grupo buscará alimentos de su categoría, preguntará a los comerciantes qué son si lo desconoce, los fotografiará y, por último, hará una presentación de sus alimentos al resto de la clase con un powerpointprez. 

Estas son solo tres propuestas que se pueden desarrollar a partir de una visita al mercado. Pero seguro que se os ocurren muchas más. Si es así, no dudéis en compartirlas conmigo. ¡Os lo agradeceré!

DSC_0276